Protocolo de bioseguridad

PROTOCOLO DE LAVADO DE MANOS:

Disponer de los insumos para su realización, jabón, agua limpia y toallas de un sólo uso en lugares de fácil acceso por parte de los trabajadores y revisar que se realice cada 3 horas donde el procedimiento dure mínimo de 20 a 30 segundos realizándose la técnica correcta.

Disponer de alcohol glicerinado mínimo al 60%, máximo al 95% e lugares de fácil acceso.

PROTOCOLO DE DISTANCIAMIENTO SOCIAL:

Uso de tapabocas.

Realizar procesos de limpieza y desinfección e insumos de uso habitual, superficies, equipos de uso frecuente, el manejo de residuos producto de actividad o sector, adecuado uso de elementos de protección personal (EPP) y optimizar la ventilación del lugar cumpliendo las condiciones higiénicas sanitarias.

Las reuniones de trabajo deben garantizar la distancia mínima de 2 metros entre cada persona.

Evitar el intercambio físico de documentos de trabajo y facilitar las ayudas tecnologías para evitar aglomeraciones.

PROTOCOLO DE ELEMENTOS DE PROTECCIÓN PERSONAL (EPP):

El empleador debe garantizar y entregar los EPP, asegurar su disponibilidad, recambio y sólo en caso de no ser desechables la posibilidad de ser lavados y desinfectados ante de ser almacenados en un área limpia y seca.

No se debe usar los elementos de dotación o EPP fuera de la actividad laboral y menos compartirse entre los trabajadores.

El uso de guantes para realizar funciones de aseo es lo más recomendable.

PROTOCOLO DE TAPABOCAS:

El uso del tapabocas es obligatorio en las áreas de afluencia masiva de personas o de transporte público y de ser utilizado correctamente para evitar el contagio.

El tapabocas adecuado es el que cumpla con los requisitos que exige la norma que garantice el cubrimiento eficiente de nariz, boca y evite su humedecimiento para eliminar la dispersión de las partículas de saliva.

Se deben seguir los protocolos normativos de la colocación y retiro de los tapabocas.

PROTOCOLO DE LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN:

Se debe desarrollar un protocolo de limpieza y desinfección permanente que se adapte a las obras y labores propias de cada unidad de trabajo con definición de procedimientos, frecuencia, insumos, EPP, personal responsable entre otros.

La frecuencia de la limpieza diaria de todos los elementos que tienen contacto constante y directo deben ser las necesarias que garanticen el proceso de sanidad adecuado.

El control de plagas y roedores se debe realizar para evitar la contaminación.

La empresa debe tener a disposición paños y desinfectantes para limpiar las área de contacto frecuente y así mismo lavar con detergente común pisos, baños y cocinas a lo que se les puede aplicar hipoclorito de uso doméstico dejándolo actuar al menos de 5 a 10 minutos.

Se debe garantizar la capacitación tanto del personal en general como los de servicios de mantenimiento y limpieza sobre las actividades de seguimiento, monitoreo, registros y temas de limpieza y bioseguridad.

Todos los insumos de limpieza deben ser desinfectados con suma frecuencia considerando los ciclos de limpieza.

Se deben elaborar planillas, fichas técnicas e instructivos de los procesos de limpieza y desinfección. En esa misma línea se deben definir los protocolos de desinfección de los instrumentos y herramientas de trabajo.

Se deben establecer protocolos de manipulación de insumos y productos como también de manejo de residuos.

PROTOCOLO DE PREVENCIÓN Y MANEJO DE SITUACIONES DE RIESGO DE CONTAGIO DEL COVID-19:

Para realizar estas actividades es necesario que el equipo responsable tenga pleno conocimiento de la organización, el proceso productivo, las tareas, procedimientos, equipos de trabajo, tiempos de exposición, jornadas, turnos, características del trabajador para hacer los ajustes pertinentes que permitan los adecuados manejos y prevención de la enfermedad.

PROTOCOLO DE VIGILANCIA DE LA SALUD DE LOS TRABAJADORES:

La empresa debe establecer un sistema de verificación para el control de la notificación positiva (preferiblemente digital), en el que cada trabajador y personal que presten servicios para la empresa registren todas las personas y lugares visitados dentro y fuera de la operación, indicando: fecha, lugar, nombre de personas o número de personas con las que tuvo contacto en los últimos 10 días y a partir del primer momento de la notificación, cada día.

No se debe permitir el ingreso a las instalaciones de personas que presenten síntomas de gripa, ni cuadros de fiebre mayor a 38°C.

Se debe reportar diariamente el estado de salud vía correo electrónico o telefónico o a través de la aplicación CoronApp sobre el estado de salud y temperatura del personal tanto que trabaja en forma presencial como del que trabaja remotamente de acuerdo al autodiagnóstico que permita identificar síntomas y trayectorias de exposición.

Fomentar el autocuidado a través del monitoreo de la temperatura corporal o de síntomas respiratorios por parte de los trabajadores.

Se debe establecer un canal de información entre el empleador, la EPS, la ARL y el trabajador para que informe cualquier sospecha de síntoma o contacto estrecho con personas confirmadas con COVID-19 y manejarlo de manera confidencial.

Consolidar y mantener actualizada una base de datos completa con los trabajadores y demás personal que preste los servicios en la empresa teniendo en cuenta las reservas de la información.

Se debe establecer un protocolo diario de verificación del estado de salud de proveedores y clientes que ingresen a las instalaciones de la empresa.

Se debe desplegar una estrategia de comunicación sobre las actividades de bioseguridad personal que incluya la aplicación de la etiqueta respiratoria, como cubrirse la nariz al toser o estornudar con el antebrazo o con pañuelo de papel desechable y deshacerse de él inmediatamente tras usarlo y la abstención del tocado de boca y nariz y ojos para evitar ser contaminado.

Proveer de asesoría y acompañamiento a los trabajadores o colaboradores incluidos los de aislamiento preventivo.

PROTOCOLO DE TRABAJO REMOTO O A DISTANCIA:

La empresa debe garantizar la capacitación continua a través del área de formación y desarrollo con las herramientas tecnologías disponibles para facilitar la constante comunicación con ellos.

Los mayores de 60 años y trabajadores que presenten morbilidades preexistentes identificadas como factores de riesgo para COVID-19 deberán realizar trabajo remoto. Es responsabilidad de los empleadores realizar análisis de reconversión laboral de acuerdo con las condiciones y viabilidades del proceso productivo para aquellos casos que requieran permanecer en aislamiento preventivo.

QUIENES PODRÁN REALIZAR TRABAJO REMOTO SON LOS SIGUIENTES PERFILES:

Asesores que cuenten con conectividad en su hogar, permitiendo la continuidad de su trabajo.

Actividades de telemercadeo.

Ventas en general

Cobranza

Áreas de apoyo transversales y administrativas.

PROTOCOLO DE TRABAJO PRESENCIAL:

Para quienes trabajan de manera presencial en la empresa debe capacitarse en lo relacionado con la forma de transmisión del COVID-19 y las maneras de prevenirlo, siguiendo los lineamientos expedidos por el Ministerio de Salud y Protección Social que debe contener como mínimo los descritos en el ítem 4.1.2 de la resolución número 000066 del 24 de abril de 2020 en la hoja 14.

Las alternativas de organización laboral deben adoptar esquemas operativos que garanticen el servicio o actividad que permita disminuir el riesgo de contagio para los trabajadores y demás personas que interactúen con la empresa, para ellos se deben implementar jornadas flexibles o turnos a lo largo del día para evitar las aglomeraciones en los diferentes contextos tanto al interior como exterior de la empresa.

Para los tiempos de alimentación se debe limitar el número de personas garantizando la distancia mínima entre las mismas con horarios y turnos flexibles que eviten la aglomeración y el cumplimiento de las normas de desinfección de manos, manejo adecuado de tapabocas y abstención de intercambio de utensilios de comida entre trabajadores.

Se debe evitar tomar los alimentos en espacios que no estén habilitados para ese fin.

Con respecto a los espacios se debe disponer de áreas comunes y zonas de trabajo garantizando la circulación de aire, los elementos de limpieza y desinfección y los recipientes de la disposición final de los desechos.

PROTOCOLO DE CLIENTES Y PROVEEDORES:

Se deben definir protocolos de interacción con proveedores, clientes y personal externo a la empresa, fomentando el uso de tapabocas, el distanciamiento social, el pago con tarjeta u otras plataformas digitales.

Y finalmente es sumamente importante intensificar las acciones de información, educación y comunicación para el desarrollo de todas las actividades que eviten el contagio entre los trabajadores, proveedores, clientes y terceros sobre la enfermedad del COVID-19, la prevención y manejo de bioseguridad.

Comentarios

Deje su comentario